Rise of the Robots: directamente a la basura

La primera mitad de los años noventa fue una vorágine en los videojuegos. Por un lado, tenemos clásicos intemporales que surgieron en esta época. Por otro, una plétora de modas y tendencias con características peculiares que produjeron juegos de mediocres a malos. Dos de ellas fueron los gráficos pre-renderizados y los clones de juegos de lucha famosos. Rise of the Robots es el resultado de cruzar ambas tendencias.

rise-of-the-robots-cover

En 1994 los gráficos por ordenador estaban de moda. Hasta la aparición de las consolas de 32 bits los gráficos en verdadero 3D no fueron populares, incluso a los PC les costaba mucho mover esa tecnología. Por ello, se desarrollaron algunos títulos que usaban gráficos pre-renderizados, de manera que los sprites parecían figuaras en 3D. Este es el aspecto que Mirage Studios quiso dar a su juego pero, ¿lo consiguió?

rise_001
Hasta la pantalla de título es sosa

Pues no. Cierto que se trata de un notable intento de hacer un juego de lucha en alta resolución, pero aparte de esto el juego no tiene ninguna característica especial. De hecho casi todos los aspectos del juego son mediocres o directamente nefastos.

Para empezar, la jugabilidad pretende ser similar a juegos como Street Fighter II (1991) o Motal Kombat (1992), pero ni se aproxima. Para empezar, sólo hay un botón de ataque y otro de defensa, y los movimientos son muy reducidos. Los robots son unos sosainas, y su diseño 3D no convence en absoluto. El sonido no es malo, pero se repite hasta la saciedad. La música es inexistente. Apenas hay modos de juego. Etc, etc…

Las versiones de CD tienen una intro más larga, donde se puede ver el ensamblaje del robot y una pequeña introducción de la historia del juego. Son mayormente prescindibles, y los gráficos se ven terriblemente desfasados. La mayoría de juegos coetáneos tienen gráficos mucho más convincentes sin hacer uso de tecnologías punta. En el juego los gráficos son similares, y se agradece que sean los mismos modelos de los vídeos, pero los resultados no son los esperados.

rise_009Los menús son aceptables, pero el head-up display del juego es sencillamente malo. ¿Tanto les costaba poner algo vistoso? Quizás un retrato del jugador, un nombre más chulo, unas barras más bonitas… pero nada, la infografía es mala sin justificación.

Los gráficos de los personajes no están mal, pero no dicen gran cosa. Parecen más de relleno que verdaderos personajes del juego, y tienen movimientos limitadísimos, y animaciones son pobres. Por tener, no tienen ni movimientos especiales, algo imprescindible en un juego de lucha.

Los combates van precedidos de un pequeño vídeo de pocos segundos, incluso en la versión de disquette. Llama la atención que los vídeos sean en SVGA, y se mueven de forma convincente sin usar entrelazado ni nada. No duran mucho, pero es lo único que puede destacarse respecto a otros juegos.

Inexplicablemente, el juego se llevó a un montón de sistemas domésticos, como Mega Drive, Super Nintendo, 3Do, CD-i… incluso a Game Gear. Cada uno de estas versiones fue peor que la anterior. No sólo eran en baja resolución, sino que cada cual perdía características de la anterior. Las versiones de Super Nintendo y Game Gear eran un pestiño debido a la resolución, y la de Mega Drive tenía menos color que el NO-DO, aunque sorprendentemente tenía vídeos como la versión de PC-CD.

En resolución, este juego no es capaz de competir con ninguno de su época. No tiene ninguna característica destacable, y no es para nada divertido. Para PC hay un juego muy similar, One Must Fall: 2097 (1994), que aunque es en baja resolución es mucho más divertido y con una gran banda sonora. No parece que valga la pena molestarse en jugar a este juego. La consecuencia no se hizo esperar: la crítica especializada lo puso por los suelos, y hoy es un habitual de las listas de peores juegos de la historia.

Sin embargo, fue un juego más que sonado, en el que se invirtió una gran campaña publicitaria en la prensa especializada. Salió en muchísimas plataformas, e incluso tuvo una segunda parte en 1996. Hoy en día nadie se explica esto. Yo, particularmente, no conozco a nadie a quien le haya gustado este juego.

Hay aún más puntos negativos en este juego, como su dificultad. Como hay tan pocos movimientos y a algunos robots le faltan ataques de lo más simple, a veces realizando determinado ataque la CPU es inalcanzable. Esto se vendió como una inteligencia artificial avanzadísima, pero simplemente evidencia un combate artificioso y movimientos muy limitados. Del mismo modo, se puede ganar a la máquina repitiendo un movimiento al que no pueda dar respuesta.

Para terminar de arreglarlo, hay muy pocos personajes, y todos con un diseño no demasiado bueno. Sólo se puede jugar combates entre robots arbitrarios en el modo de dos jugadores, porque en el de un jugador estamos limitados al modo historia (el personaje principal contra los demás) o el de entrenamiento, en el que luchamos contra el personaje principal eligiendo cualquier robot. No tiene sentido.

rise_010

Puede sonar a cliché pero, evita este juego. Prácticamente cualquier juego de lucha es mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.