La Lellenda de la Cerda: retrospectiva

Lellenda de la Cerda, literal, no se trata de una falta de ortografía. Ese es el nombre de la ópera prima de Charnego Translations, grupo de romhack del que tuve el privilegio y el honor de formar parte tiempo después. Pero no voy a hablar de mí esta vez sino de esta primera obra.

El romhack es una disciplina que consiste en modificar ROMs de juegos para introducir mejoras o traducciones. Para quien no conozca a Charnego Translations, es un grupo que se dedicaba a modificar videojuegos para hacerlos gamberros y desternillantes. La modificación del Legend of Zelda: Link’s Awakening que nos ocupa es precisamente esto.

Esto no es español de alto standing, señores.
Esto no es español de alto standing, señores.

Este romhack vio la luz en febrero de 1999 en forma de beta, y más tarde como la versión “definitiva” de los componentes originales de Charnego Translations, los celebérrimos Chorno, Koach y Poskas. Señalar también el apoyo y el hospedaje ofrecidos por Cbeard, autor del emulador CBEBoy. Tras dar la noticia Emulatronia la ROM corrió como la espuma por Internet,  convirtiéndose en un fenómeno que aún hoy se recuerda como el inicio de Charnego.

El argumento imita al que ya pudo jugarse en el juego original: Link, tras una tormenta, queda varado en la isla Koholint, de donde no es posible escapar sin ayuda de Windfish, el pez volador. A través de una red de mazmorras, Link deberá llegar hasta la montaña donde mora el huevo del pez volador y despertarle con un instrumento mágico…

¿¿??
¿¿??

Bueno, en realidad en La Lellenda de la Cerda no es exactamente así. Un yonki encuentra a Link echando las rabas en una isla llena de jeringuillas y condones, y lo lleva a casa de Marin, una mujer que se define como “la más ninfomaníaca y porreta de esta isla”. A partir de este momento Link explora un mundo que parece sacado de los barrios chungos, con un lenguaje igualmente bajuno. También cambian algunos elementos del juego: la espada de Link se convierte en una navaja de albacete. Mi favorito es el guante de fuerza, que se convierte en el mosquetón de Hulk Hogan. Nunca me acabé el original, pero en el final de este Marin enseña a Link a hacerse un porro. No se exactamente qué le contaría en el original pero creo que ni Nintendo podría hacerlo mejor.

No tendrá una calidad técnica impecable, pero los resultados son incuestionables.
No tendrá una calidad técnica impecable, pero los resultados son incuestionables.

El juego en sí es uno de los mejores de la saga de Zelda, y teniendo en cuenta el limitadísimo hardware de la Game Boy es muy meritorio técnicamente. Es divertido, relativamente largo, con una buena jugabilidad y con unas mazmorras muy bien diseñadas. Las secuelas (Oracle of Ages y Oracle of Seasons) no fueron ni por asomo tan buenas, y los pestiños más modernos no se le parecen en nada. Lo más parecido es A Link to the Past, en Super Nintendo, o el Zelda original de NES que no es gran cosa. Cabe decir que se empezó una charnegación del juego de SNES, que lamentablemente nunca se acabó. La ROM parece haberse perdido por los recovecos de Internet…

Sinceridad ante todo: la cagaste.
Sinceridad ante todo: la cagaste.

El éxito o la gracia de esta modificación se aleja mucho de ser técnico: el hecho es que está realizado de la forma más primitiva de romhacking: editar texto ASCII directamente de la ROM. Debido a esto, el texto debía caber en los mismos huecos. Aún así los autores consiguieron expresarse libres como el viento (ejem) en esta singular hazaña lingüística. Es verdad que se observan textos descuadrados, algunos incluso forzados, pero carece de importancia porque es verdaderamente desternillante.

En fin, que hoy en día se trata de un juego tecnológicamente muy obsoleto, pero toda una reliquia. Si tienes la ROM original podéis bajar el parche para convertirla en La Lellenda de la Cerda. Este parche está en formato IPS, por lo que necesitarás una herramienta como LunarIPS. Otro día contaré más de otras obras de este grupo.

4 opiniones en “La Lellenda de la Cerda: retrospectiva”

  1. Joer, de esto que empiezas con youtube, pasas a páginas, y acabo aquí de puto milagro y no sé ni cómo.
    Aquí el Ojo. Muy chulo el leer tu entrada y recordar viejos tiempos.
    Efectivamente, se empezó la rom del Zelda de SNES, y participé bastante activamente en ella. Teníamos el guión más o menos cerrado, con el mago Tamariz que tenía a 7 chicas del este en plan proxeneta, y cosas así. Creo que a día de hoy, con la susceptibilidad que hay de todo, no se podría sacar dicha rom. Antes, te podías reír de todo, y ya no, que te avasallan.
    Además de reunirnos, irnos de cena, y demás, pasé un par de tardes en casa de koach modificando sprites. Hicimos la navaja, cambiamos todo el título, etc…
    Buenos momentos, pero ya se quedan en eso, en recuerdos. Estamos mayores todos, supongo que algunos con familias (perdí el contacto con esa gente, y mira que nos juntamos veces allí en Barna y nos lo pasamos de coña), mucho curro… y bueno, que al final la vida, pues te va alejando de aficiones para atender obligaciones.
    Un saludo, Krush, después de muchos años. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *